Historia

Historia de Prada

El calzado ha simbolizado para la humanidad estilo y estatus. Fiel a esta condición, la familia Prada, desde principios de los años ochentas emprende un nuevo camino utilizando su apellido como marca, basado en la experiencia que ha recogido durante varias décadas en la industria peletera.

Fundador

La historia de Don Francisco Prada es la más sobresaliente, por ser un visionario y un entusiasta del diseño y la moda. En 1950 viaja desde su natal Santander hasta México, hermanando las visiones españolas y mexicanas de lo que significa la elegancia y el buen gusto. Al paso del tiempo Don Francisco consolidó un gusto especial por las pieles finas a la par del conocimiento y la experiencia necesaria para calzar a varias generaciones de mexicanos.

Producto de esa experiencia funda en 1956 Dorothy Gaynor y la convierte en una sociedad mercantil que para 1984 agrupa 27 tiendas y 3 fábricas.

Para la década de los noventas Don Francisco decide seguir comercializando su marca de manera innovadora e independiente, retoma sus orígenes teniendo en mente la excelencia peletera de la región de Alicante en España y de su inigualable mezcla de tradición artesanal y alta tecnología en la confección de zapatos. Emprende un nuevo y exitoso proyecto, la fundación en 1997 de la cadena de boutiques Prada con la que culminaría los más altos alcances de su visión. Una nueva empresa mexicana que lleva orgullosamente como rúbrica su apellido. Ofreciendo exclusivos productos españoles, piezas únicas por su belleza y diseño, siempre a la altura de la clase y elegancia que demandan los clientes mexicanos.

Procesp

Esta visión se ha traducido en una visión particular de la moda: Todos pueden ser parte de la moda, pero sólo aquéllos que poseen clase, buen gusto y distinción marcan las tendencias. Así es Prada: una marca que desde sus orígenes ha sabido imponer un estilo propio y convertirse en un referente de los que buscan diseños de vanguardia, atención en los pequeños detalles y un refinado trabajo de peletería.
Siendo que para finales de 2016, contará con 24 boutiques ubicadas en los centros comerciales más prestigiados del país, sumadas al proyecto de abrir tres más para 2017. Los planes de expansión continúan y llevan a nuevas exigencias, a la búsqueda incansable de novedosos diseños y materiales exclusivos, dando lugar a un estilo único, elegante y contemporáneo.

De esta manera y de la mano de un gran grupo de diseñadores y fabricantes comprometidos con la elegancia de la marca, y unidos con la tradición de la familia Prada en su amor por la moda, la calidad y el buen gusto, han dado forma a una marca independiente y orgullosamente mexicana. Por todo esto, Prada desea compartir su inspiración. Encerrando así en cada creación toda la tradición de los grandes artesanos alicantinos y ofreciendo al cliente mexicano piezas al nivel de su exigencia.

México agosto de 2016.